España democrática

Llegó Felipe y mandó parar

la democracia va más allá de esa necesaria reforma. Sobre todo cuando observamos que las oligarquías, que habitualmente parecen no interferir en temas electorales o al menos lo hacen de forma subliminal, dan un puñetazo en la mesa para poner en cintura a quien se le desmadre. Podríamos decir que Obama pasó a saludar y, subliminalmente, dar instrucciones. Lo de Felipe González es un puñetazo en la mesa.


España en la encrucijada

Camino de unas terceras elecciones que no servirán para solucionar nada, el Congreso de los Diputados continúa catatónico, instalado en la inacción y en la inanición. El atontamiento de sus…



Superando la mediocridad y la estulticia

Tras las elecciones del 26 de junio parece haberse instalado entre los líderes de nuestros partidos políticos una sensación fatalista, una derrota intelectual, una incapacidad reactiva. Están como alelados, como…


¿Es posible un gobierno progresista?

Quiero creer que nuestro mal gobierno es un vulgar negocio de los hombres y no una metafísica, que España debe y puede salir de la pobreza, que es tiempo aún…


Lo que vale el voto en España

A punto de entrar en una nueva campaña electoral tras cinco meses de esperpento político, no parece que la experiencia haya servido para tomar conciencia de lo ineficaz, arbitrario, tramposo…


El necesario cambio constitucional

¿Puede un gobierno negarse a comparecer ante el Congreso de los Diputados? En democracia es inconcebible; y ¿si el gobierno está en funciones? más inconcebible todavía ya que su legitimidad…


Cataluña. Visiones desde la distancia.

El pasado lunes publicaba en Crónica Popular mi último artículo en torno al pacto entre JxS (CDC+ERC) y la CUP y me encuentro con el magnifico análisis de Paco Frutos…