Arde España

Hay días que viendo lo que pasa en el mundo terminas por pensar que lo de Cataluña es una ñoñez. Es posible que los catalanes suframos una suerte de obnubilación que nos impide ver que más allá del Ebro hay vida y sufrimiento.

Las imágenes de los fuegos en Galicia, Asturias y Castilla-León  producen verdadero pavor. La prevención contra el fuego se descubre inútil ante una sucesión de actos que algunos ya han definido como terrorismo medioambiental. Es evidente que hay responsabilidades políticas que afectan a los actuales gobernantes tanto de las autonomías como del gobierno de España. Pero también a los que tuvieron tiempo ha dichos cargos ya que el problema no es nada nuevo y se ha convertido en endémico.

El elemento más nuevo en el problema es la provocación sistemática de los fuegos. Es que estos se están produciendo en serie, intencionadamente y en actos muy bien organizados y coordinados.

…… y arde Portugal

Todo lo dicho hasta ahora se puede extrapolar a lo que pasa en Portugal donde la acción criminal es similar y diríase que forma parte de una misma campaña de terrorismo medioambiental. Aceptando esta premisa de ser una acción criminal coordinada cabe preguntarse cuales son los objetivos espurios de los autores intelectuales de los hechos.

El localismo nos invade hasta cuando los problemas superan la autonomía. En España decimos “Galicia se quema” cuando lo que se quema es España. Abundaría más en la crítica al ombliguismo, es Iberia la que se quema. Para los incendios y sus provocadores las fronteras no existen. Para apagarlos, prevenirlos, perseguir a los criminales y desvelar los oscuros intereses que hay tras ellos, tampoco deberían existir fronteras.

Las causas por las que se producen en esta época los incendios no son ajenas al cambio climático, resultado de un sistema de producción depredador. No solo se reducen a Iberia, se extienden por Europa y por America. El alto porcentaje de intencionalidad demuestra que hay intereses políticos ocultos tras ellos. Simplificar echándole la culpa al PP es tergiversar ya que lo mismo, o incluso más grave, pasa en el país vecino donde el gobierno es de tendencia socialista.

Nadie es inocente, ni siquiera el que esto escribe, y bueno es ahondar en la búsqueda de los instigadores y en mejorar entre todos la prevención en este y en el resto de desastres medioambientales que nos acosan y acosaran.

Es la globalización ¡estúpido!

“Pensar globalmente, actuar localmente” era el eslogan del movimiento antiglobalización. La realidad es que cada vez más “se piensa localmente y se actúa globalmente”. El ombligo es la referencia mental y las conclusiones de esa “cortez” se extrapolan al mundo. No se que nombre podríamos dar a dicho síndrome que se ha instalado básicamente en la izquierda oficial española. Y digo que se ha instalado en la izquierda por que en el nacionalismo –siempre de derechas- es una condición sine qua non, intrínseca diríamos. Que hay incendios, la culpa es del PP; que hay corrupción, es del PP –la de otros partidos es debilidad humana, soslayable-, el incremento del independentismo, la culpa es del PP; las manifestaciones contra el independentismo, del PP. Conclusión todo lo que pasa en este país es culpa del PP, los demás son meros espectadores. Aparte de auto-asignarse una incompetencia y una impotencia de caballo, dichas actitudes implican asumir una derrota en el proyecto que la izquierda quiere para España, ¡si es que lo tiene!.

Entremos en el monotema

Hoy, tras la manifestación del 8 de octubre contra el “procés”, es indiscutible que hay una mayoría de ciudadanos en Cataluña que quiere mantener la unidad de España. También debe empezar a tener claro todo el mundo que no fue una manifestación españolista. Fue la respuesta de una amplia mayoría que reclamaba la ciudadanía como rebelión frente a la pretensión homogenizadora del nacional-catalanismo. Si todos somos catalanes es evidente que el nacionalismo ha de dejar de ser hegemónico social y políticamente en Cataluña.

El problema es la izquierda oficial

¿Serían capaces el PSC y Catalunya en Comú (CeC) promover un gobierno de la Generalitat que rompa el statu quo en nuestra comunidad? Tuvieron la oportunidad con Maragall y luego con Montilla y lo que hicieron fue un tripartito con ERC que ahondo en el proceso nacionalizador. De aquellos polvos estos lodos. Quisieron ser más papistas que el Papa, más nacionalistas que CiU, y lo fueron. Metieron a Cataluña en un nuevo Estatut que la mayoría de catalanes no reclamábamos.

No ha cambiado tanto el panorama en la izquierda. Ciertamente el PSC ha adelgazado de sus michelines (nacionalistas) y de sus votos (no nacionalistas), pero sigue enrocado en lo del “referéndum pactado” y en la defensa de esa abominación educativa mal llamada “inmersión lingüística” –que además es garante de la asimilación nacionalista-. Y si miramos a CeC no varia mucho respecto a lo que representaba ICV, en todo caso el discurso está más inclinado hacia el bando nacionalista, una vez eliminados los pocos prejuicios obreristas que aun albergaba aquella (ICV)

Otra izquierda es necesaria

Es evidente que entre los manifestantes del 8 de octubre estábamos una mayoría de trabajadores, esos que no nos sentimos representados por la izquierda oficial y que, o nos abstenemos o les votamos en generales mientras que en las autonómicas votamos a Ciudadanos –siempre tapándose la nariz- o en menor medida optamos por Recortes Cero. Dejar de nuevo huérfanos de opción electoral a esa ciudadanía harta del nacionalismo y de esta izquierda oficial sería un error. Albergar la esperanza de que PSC y CeC nos represente es ilusorio.

Es el momento de construir una candidatura de izquierdas en torno a las propuestas del Foro de las Izquierdas No Nacionalistas a los que tan honrosamente nos represento este 8 de octubre Carlos Jiménez Villarejo.

El “procés” con su huida hacia delante ha forzado a la ciudadanía no nacionalista a salir a la calle. La propuesta de esta ciudadanía no puede ser volver a la situación anterior. La propuesta es cambiar el panorama catalán. Que no nos acusen de querer mantener el statu quo actual. Queremos cambiarlo, romperlo, en Cataluña y en toda España. Pero desde la izquierda –No Nacionalista- debemos empezar a hacerlo aquí, en Cataluña.

Nou Barris. Barcelona. 18 de octubre de 2017

 

Vicente Serrano
Presidente de Alternativa Ciudadana Progresista y miembro del Foro de las Izquierdas No Nacionalistas.

Be the first to comment on "Arde España"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*