Eslabón Perdido

eslabonrotoNo me esperéis, no iré, no estaré. No me busquéis por que no me encontrareis. El once de septiembre es un día que acostumbro a salir de Barcelona.

No quiero ser el eslabón de una cadena/condena que encadena mi libertad, no quiero ser eslabón de una cadena insolidaria y egoísta. No me quiero encadenar a la mentira y a la falsificación histórica, ni a la mentira económica.

Quiero ser un eslabón roto, un eslabón perdido en vuestro proyecto secesionista, por que hay otra Cataluña posible, fraternal, solidaria y justa. Donde la libertad de los ciudadanos no esté coartada por su adscripción identitaria, donde la lengua sea un medio de comunicación y cooperación, independiente de si se habla en castellano o catalán. Donde el concepto de solidaridad no se acabe en el Ebro, si no que se extienda por toda España y más allá.

Vuestra cadena pretende levantar fronteras que nunca existieron, excepto para los manipuladores y explotadores, los que siempre se han beneficiado a costa del trabajo ajeno. Los que pretenden perpetuarse en el poder desde siempre, antes bajo el franquismo y ahora tras un nacionalismo egoísta y etnicista.

Se que habrá eslabones convencidos de tener la verdad, pero la verdad es algo difícil de tener cuando todo lo que ves tiene un prisma impuesto. Es difícil liberarse de las orejeras que el nacionalismo ha creado en más de treinta años. No es fácil cuando la escuela te alecciona, la televisión te lo enseña y los periódicos lo cuentan; cuando tus fuentes de información y formación son univocas tu pensamiento no puede ser critico. Te conviertes en un eslabón mas de una cadena que te arrastra y te condena. Abducidos por un sueño inducido y mediático hay quien quiere arrastrarnos a todos los catalanes a la uniformidad, a ser súbditos en vez de ciudadanos a tener la obligación de amar y odiar según dicten unos políticos incapaces que fueron los primeros en recortarnos la sanidad y la educación en toda España.

Se que no estoy solo, que soy un eslabón perdido, pero se que hay muchos como yo que no formaremos parte de esa cadena de opresión, que no lo haremos conscientemente por que creemos en la igualdad de los ciudadanos sean de donde sean, hayan nacido donde fuere y vivan donde quieran o puedan. Se que la mayoría de esos eslabones perdidos son trabajadores y de izquierdas y no acaban de entender que hacen partidos como el PSC y ICV-EUiA jugando a “la puta i la ramoneta” con el tema del “derecho a decidir”. Se que somos muchos los eslabones perdidos, pero no nos vemos. Se que no creemos en el nacionalismo como ideología política, que solo siembra odio y dolor. Sabemos que nos mienten con lo del “expolio fiscal” y lo de que “España nos roba”. Queremos una España mejor y más justa y solidaria; sabemos que las actuales políticas del PP y de CiU/ERC son injustas y retrogradas. Creemos que federalizar España es garantizar la igualdad entre comunidades y, sobre todo, entre ciudadanos. Creemos que el estado, en cualquiera de sus administraciones (central, autonómica o municipal) no puede entrometerse en los sentimientos de pertenencia de cada ciudadano y ha de practicar un laicismo identitario. Creemos que un proceso de federalización aparte de descentralizar competencias ha de replantearse recuperar para la administración central aquellas que más inciden en la igualdad de los ciudadanos, como son educación y sanidad. Estamos convencidos de que es necesaria una reforma electoral que no premie a unos territorios frente a otros, haciendo efectivo la ecuación de igualdad de todos los votos.

España necesita cambios, necesita políticas progresistas y de redistribución de la riqueza, mayor justicia social e inversiones del Estado para promover el empleo como lo más prioritario. España no necesita involuciones con cadenas, vías catalanas y falacias como el “derecho a decidir”, basta de historias románticas y seudo-feudales.

El nacionalismo reclama el reconocimiento de la diferencia alegando la falta de reconocimiento a la diversidad en España, pero es incapaz de concebir una Cataluña diversa por eso nos quiere homogenizar y uniformar a todos. Hay tanta o más diversidad en Cataluña que en el conjunto de España.

En todo caso la diversidad enriquece y es un hecho en un mundo globalizado, pero no es un derecho. Todos somos distintos pero las luchas políticas y sociales han de centrar su objetivo en la igualdad. Ese es el derecho por el que hemos de trabajar. Los partidos de izquierda antes mencionados dicen luchar por la igualdad pero reclaman prioritariamente, al revindicar un derecho solo para Cataluña, la fiscalidad de los ricos, algo incomprensible.

Somos muchos eslabones perdidos, escapando de una condena/cadena. Pero sabemos que nos encontraremos en la lucha por una sociedad más justa y democrática. Por que la democracia no es un referéndum de autodeterminación; al estilo de los que Franco convocaba; es mucho más. No hay democracia sin libertad, sin justicia social, sin igualdad, sin solidaridad, sin fraternidad. No hay democracia sin información libre, sin formación critica, sin verdad.

Y eso, los encadenados de mañana, 11 de septiembre, no es lo que quieren.

Aquí está un eslabón perdido….., roto.

Vicente Serrano

Ios (Grecia), 10 de septiembre de 2013

Nota.- Este artículo una vez escrito y por falta de pericia de su autor (yo) fue imposible subirlo al Blog desde una modernísima e incompresible tableta.

Barcelona, 14 de septiembre de 2013

Be the first to comment on "Eslabón Perdido"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*