“Des de baix”: otra cara de una misma moneda.

“Contra el soberanismo de derechas, soberanismo de izquierdas”. Es parece ser el lema de la nueva candidatura de los protofascistas de izquierda catalanes.

En su primer manifiesto apuestan por “construir una alternativa anticapitalista i defensora dels drets nacionals i la plena sobirania de Catalunya”.

En Cataluña no existe, o esta condenada al ostracismo, cualquier opción política que no se adhiera a la causa nacional. El nacionalismo todo lo invade, es el eje trasversal de la política catalana, fuera de él, el desierto es lo que espera a quien ose negarlo. Esto quedo en evidencia en la manifestación contra la sentencia del Constitucional sobre el “Estatut”, allí estaban todos desde la derechona “Estat Catala” hasta los que hoy forman la citada candidatura: “Des de baix” y todos suscribirían sin problemas lo que estos últimos declaran en su manifiesto inicial: “Defensem la plena sobirania del poble català i rebutgem la Constitució espanyola monàrquica de 1978. El procés fallit de reforma de l’Estatut mostra clarament que la via estatutària és una via morta i que la satisfacció dels anhels de sobirania del poble català exigeix trencar amb la Constitució. Defensem l’exercici del dret a l’autodeterminació a través d’un referèndum amb l’objectiu d’assolir una República Catalana que pugui decidir lliurement el vincle que vol tenir amb la resta de pobles ibèrics i d’Europa”.

Como alguien que se llama de izquierdas puede hablar de los anhelos del pueblo catalán ignorando la realidad social catalana: la participación en el referéndum del Estatuto no llego al 50% y los sies rozaron el 75% de los participantes, es decir menos de un 38% de catalanes en edad de votar daban soporte al citado estatuto. La independencia ha tenido menor soporte aún a tenor de los resultados de los ilegales referéndums independentistas. No parecen aplicar mucho el materialismo dialéctico histórico a la hora de analizar la realidad catalana.

Hora es ya de decir las cosas por su nombre: No hay izquierda en Cataluña y no añado lo de no nacionalista por que seria redundante, no se puede ser de izquierda y nacionalista. Si, existen ciudadanos con un pensamiento de izquierdas y por ende no nacionalistas, pero no tienen organizaciones políticas que les represente y este vacío y orfandad provoca un desapego por la política que se traslada a la baja participación en las elecciones autonómicas, que previsiblemente crecerá en las próximas.

La nueva propuesta de soberanismo secesionista de izquierda no añade nada nuevo a la política catalana donde solo hay una moneda con múltiples caras.

Vicente Serrano

Barcelona, 20 de septiembre de 2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *