La izquierda puritana

Releyendo el artículo de Francesc de Carreras sobre los nuevos puritanos me surgen estas reflexiones sobre el puritanismo de izquierda que nos invade.

Esta izquierda que nos gobierna siempre demostró ser muy puritana, no ya en las restricciones al consumo de alcohol y tabaco, también en el deseo de emular los ritos religiosos del matrimonio para los homosexuales.

Siempre he pensado que la izquierda debía superar el tema del matrimonio, no creando el matrimonio homosexual, sino creando una nueva institución de convivencia que permitiera a los ciudadanos convivir de la manera que prefieran sin restricciones por razón de orientación sexual. Es decir yo establezco una convivencia libre con las personas que queremos y con los pactos que nos damos y eso ha de generar unos derechos y obligaciones concretos. Es decir rompiendo el concepto de matrimonio y acercándose más al de pareja o trío o cuarteto de hecho. Los límites los pone cada ciudadano.

También ha sido oportunista en el caso de la ley de aborto que podría haber presentado en anteriores legislaturas del PSOE, hacerlo en este momento responde más a una falta de propuestas sociales y una necesidad de marginar a un PP que una vez aprobada ni tocará, ni hubiera tocado en su día Aznar.

Parece que el estado desea protegernos de nosotros, evitando que los niños vean una corrida de toros o como se mata a un cerdo. Somos exquisitos comedores de jamón, que se revuelven de ante la maldad de la muerte del animal que luego nos proporciona dicho  placer culinario. Estamos ante un acto de hipocresía social inaceptable.
Que se prohíba la caza de ballenas no tiene nada que ver con crear ciudadanos “tiquismiquis seudoecologistas”. En mi niñez mis padres me llevaron a ver corridas de toros, presencie como mi padre degolló más de un cerdo para la alimentación familiar y ello no me hace insensible ante eldolor de un animal, ni ha creado en mi ningún trauma o complejo. Mi evolución posterior mi hizo ser critico con llamado arte del toreo, era el puritanismo ecológico que nos invade y que hoy mueve a políticos detentadores del poder (central, autonómico o local) a querer hacer pedagogía con nosotros, pedagogía a la fuerza, pedagogía mas propia del franquismo o de regimenes autoritarios.

No fumo, empecé pronto y lo deje pronto (tuve suerte) pero no me siento a gusto con tanta prohibición, yo quiero ir Pubs ingleses aunque sea enEspaña y quien no quiera beber o fumar que no entre. Contrasta esta locura prohibicionista de alcohol y tabaco, con la defensa a ultranza de la eutanasia (con la que estoy de acuerdo siempre que sea decisión del sujeto afectado), puestos a dejar que cada uno se mate que lo haga como quiera y por supuesto con cargo a la seguridad social, ¿no? Pues eso.

Vicente Serrano
Barcelona, 14 de agosto de 2009

Be the first to comment on "La izquierda puritana"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*