Israel. Estado agresor, estado invasor.

No es cuestión de a quien le asiste la razón. Si fuera esa la cuestión ya existiría un estado palestino independiente en los territorios que en 1947 determino la ONU en su resolución 181 de partición de la región de Palestina.

Tampoco es cuestión de poner en duda la legitimidad de los judíos a crear el estado étnico de Israel. Independiente de que personalmente rechazo los derechos históricos que sobre cualquier territorio se realicen en base a elementos étnicos, identitarios, religiosos o lingüísticos.

La cuestión es que hay una población, la palestina, que sufre una invasión y cientos de inocentes mueren bajo las bombas israelíes. La desproporción entre las bajas entre ambos bandos es insoslayable. Ello no otorga la razón a los fanáticos de Hamas, es seguro que si contaran con la tecnología adecuada infringirían mayor número de muertos israelitas.

Hamas es culpable, como bien indica Daoud Kattab en su articulo “¿Ha reanimado Israel a Hamas?” (El Mundo 05/01/09), y pretende recuperar el apoyo perdido entre la población palestina mostrándose como héroes y mártires de la causa.

Es evidente que hay una desproporción en la respuesta de Israel al lanzamiento de cohetes de Hamas, independiente de lo que afirma el filósofo francés André Glucksmann en su artículo“¿Qué significa “desproporcionada”?” (El País 06/01/09), y es desproporcionada en un estado que se reclama occidental y democrático. No es cuestión de definiciones de diccionario, si no de ética. Había otra opción y era reforzar al presidente palestino y colaborar con el, frente a las pretensiones de Hamas y buscar el apoyo de la comunidad internacional en la búsqueda de la paz en la zona.

Si Israel quiere ser reconocida y aceptada debe, a su vez, aceptar la creación de un estado palestino, retirándose de las zonas ocupadas y respetando la división marcada por la resolución 181 de la ONU.

Pero lo primero es parar esta barbarie con tintes genocidas.

Vicente Serrano
Barcelona, 6/01/09

3 Comments on "Israel. Estado agresor, estado invasor."

  1. Ni más ni menos.

    Ehud Olmert debería vérselas ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) por genocidio y delitos de lesa humanidad.

    Gaza merece una respuesta internacional.

    POR ÉTICA, PERO, TAMBIÉN POR DERECHO.

  2. El problema es que Israel no necesita aceptación, ya es un país aceptado.

    POr otro lado, caemos en su trampa nacionalista ( los religismos son sólo los nacionalismos anteriores a la existencia de Estados más ó menos modernos ) que se basa en tensar la cuerda para que metamos a los moderados en el saco de los radicales.
    No estamos distinguiendo entre personas de origen judío ( judío es sólo un adjetivo más en su autodefinición ) y los judíos orgullosos ( los que antes que personas son judíos ). al no hacer hincapié en su división estamos fortaleciendo a los radicales. En cierto modo es como aquí, aunque afortunadamente aquí no hay tantas armas ni, sobre todo, tanta difierencia de rentas.

    Pedro.

  3. Por formación, o por deformación, profesional, tiendo a lo gráfico; así que os copiaré mi opinión que es la que he reflejado en mi blog: “Habría que saber quién es el más malo: si el que pone a los niños como escudos, si el que les dispara o el que facilita las armas.”

    Creo que conviene evitar maniqueísmos y contemplar un tercer agente, los fabricantes-vendedores de armas. ¿Mea culpa?

    Juan Alonso

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*