Reforma del sistema electoral

Afrontar una reforma del sistema electoral en España que nos haga más democráticos es una tarea compleja y los resultados pueden ser los no deseados. Por ello lo primero que deberíamos hacer es definir desde nuestra posición que criterios aplicamos para elegir un  sistema o unos sistemas que creemos más idóneos para cada tipo de elección.

Por que afirmar que hay uno solo que sirve para todo, es a priori, ingenuo o pedante.

Definamos primero que objetivos son los que se persiguen y cual es el sistema que proponemos. Por ejemplo: en la elección al Congreso el sistema es proporcional corregido con D’ont y limite del 3% con distritos provinciales y reparto de escaños beneficiando a las provincias mas pequeñas. Esto en este momento genera un bipartidismo débil con dos partidos de ámbito estatal pero incapaces de tener mayorías absolutas, que les hace depender continuamente de pactos con los partidos nacionalistas, que son los grandes beneficiarios del sistema ya que están sobrerrepresentados.

Plantearnos un sistema mayoritario y con distritos mas pequeños podría parecer, en principio, que permitiría un Congreso más estable y por tanto un gobierno fuerte; pero si estudiamos detenidamente la situación podríamos encontrarnos con unos nacionalismos más fuertes y una población sin representación, como sucede ahora.

Propongo pues que definamos que queremos, o dicho de otro modo como se elige el Gobierno, como el Congreso, como el Senado y por que no como el Consejo del Poder Judicial.

Aceptando el sistema bicameral español como forma de poder legislativo pienso que deberíamos plantearnos que si lo que queremos es que el Congreso sea fiel reflejo de lo que desean los ciudadanos hemos de apostar por un distrito electoral único y un sistema de asignación de escaños proporcional. Aquí el primer avance supone la creación de distrito único: es decir el voto de un ciudadano, viva donde viva, es igual al de cualquier otro.

Los inconvenientes sobre si se vota a partidos o a personas son, entiendo yo y disculpadme si ofendo a alguien, de una ingenuidad galopante (Actualmente y con el sistema de distritos provinciales conocer a todos los candidatos es imposible, si pasásemos a distrito uninominales la mayoría, salvo contadas excepciones, votarían por definición ideológica).

Seguramente podría existir un sistema intermedio en el que garantizando la distribución obtenida en distrito único conviva con listas por autonomía o provinciales, permitiendo una sensación de cercanía al votante (me gustaría en un futuro elaborar algún diseño comparado).

La posibilidad de desbloquear las listas (no confundir con listas abiertas) permitiría que el votante seleccione dentro de la lista elegida a las personas que considera mas valida para llevar adelante el programa, ello supondría la reordenación de la lista por el electorado. Evidentemente el número máximo de personas a seleccionar debería fijarse a la baja entre 5 y 20 dependiendo de si son listas nacionales o autonómicas, es decir un número que podamos manejar los electores por conocimiento de los candidatos, bien de ámbito nacional o local.

La necesidad de poner un porcentaje minimo a de votos para obtener representación es un debate abierto, ese limite puede ayudar a la desaparición de partidos nacionalistas o forzar un pacto entre ellos. Me parece mas interesante que la representación sea lo mas cercana a la realidad.

El Senado necesita una reforma pero su sistema electoral de lista abierta (no confundir con listas abiertas) con voto limitado es excelente, aquí la propuesta debería orientarse a que la circunscripción electoral sea la comunidad autónoma y que cada comunidad tenga los senadores que le corresponda proporcionalmente a su población.

La elección del poder ejecutivo, del Gobierno, merece un análisis más profundo que no me alcanza en este escrito, pero, creo deberíamos plantear una posible segunda vuelta entre los primeros candidatos (los mas votados) de las dos listas mas votadas, para la elección de presidente del Gobierno. Ello implicaría reformas en el sistema de mociones de censura, que no habrían de desaparecer pero no seria suficiente con un 50%, ya que haría inestable al gobierno.

Finalmente quiero introducir un debate y es la elección directa de los miembros del Consejo del Poder Judicial por los ciudadanos con tiempos de legislatura separados de los del Congreso. Tal vez un buen sistema seria el de lista abierta con voto limitado como en el Senado y distrito único.

En fin es mi primera aportación al debate, espero que nos sea propicio.

Vicente Serrano Lobato
vicenteserrano@alternativaciudadana.es

(Publicado en los foros de debate de Plataforma Pro)
Alternativa Ciudadana Progresista, 8 de agosto de 2007

Be the first to comment on "Reforma del sistema electoral"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*